Respuesta Sexual Femenina

01 | 04 | 2022
Respuesta Sexual Femenina

Master y Johnson asumieron que la respuesta sexual humana constaba de varias fases: "excitación, meseta, orgasmo y resolución". Más tarde Kaplan basándose en su experiencia clínica tuvo la brillante idea de aportar a la ciencia el "deseo" como primera fase de la respuesta sexual, pero no sin tener en cuenta que cuando una persona se excita el deseo no queda atrás, sino que continúa. Fue Schnarch quién estableció que cuando hay excitación también existe deseo, durante la meseta o el orgasmo el deseo persiste, incluso es posible mantener el deseo inmediatamente después o durante la resolución, especialmente en mujeres.
Tiempo después Basson apoyándose en estudios, afirma que más del 50% de las mujeres con una sexualidad satisfactoria nunca o rara vez piensan en sexo, defiende que aquellas cuya relación de pareja no es novedosa, comienzan las relaciones sexuales sin tener deseo y solo se activan en una situación de intimidad sin que exista el deseo previamente, esto significa que partiendo de la intimidad se puede comenzar a estimular a la mujer, provocará excitación e inmediatamente aparecerá el deseo.
El deseo sexual hipoactivo femenino es común encontrar en mujeres con conflictos de pareja, cuyas parejas no las escuchan, se sienten infravaloradas, etc, en suma con problemas de intimidad.
La respuesta sexual femenina, partiendo de una predisposición psicofisiológica adecuada, se activa a través de estímulos internos y externos.

*Activadores externos
Para el desencadenamiento de la bioquímica de la pasión y la sensualidad es necesario que los sentidos se encuentren en buena disposición.
-Vista: Según estudios la mujer es más excitable ante la visión de una relación de pareja heterosexual, seguida de una relación grupal y por último un encuentro homosexual masculino o femenino, también se ha demostrado a nivel subjetivo, que las mujeres manifiestan afectos más positivos hacia películas eróticas diseñadas por mujeres para mujeres y cierto rechazo a películas dirigidas por hombres y pensado para éstos, sin embargo la respuesta vasocongestiva vaginal no presenta diferencias de un tipo de películas a otras, también se ha constatado que se fijan en primer lugar en los genitales.
-Olfato: Es de destacar la mayor capacidad olfativa de la mujer, el olfato femenino es 2.000 veces más sensible que el masculino, siendo más agradables los olores con menos intensidad. En la actualidad se intentan fabricar perfumes con feromonas sintéticas, lo difícil es demostrar que parte de la capacidad de seducción y activación pertenece al sujeto o al perfume. Uno de los perfumes estrella, a modo de feromona, es el bourgeonal, compuesto sintético que imita el olor de los lirios. En 2003, en una investigación demostró que las células sexuales masculinas utilizan al menos un receptor odorífero para no perderse en su viaje por el tracto reproductor femenino hacia el óvulo, este receptor también se activa en células olfatorias de la nariz humana y detecta las mismas moléculas, siendo muy sensible al bourgeonal.
- Oído: El oído humano interviene de modo relevante por el interés erótico que puede despertar cierto ritmo de voz, audición de susurros, la paralingüística tiene un papel esencial, especialmente en los procesos de seducción.
-Gusto: El beso es un elemento fundamental de la respuesta sexual femenina.

-Tacto: El tacto es el sentido por excelencia a la hora de las iniciar una respuesta sexual. Existen zonas de máxima excitabilidad, coincidentes con un mayor despliegue de terminaciones nerviosas encargadas de recoger la sensibilidad, las zonas que más puntuan son: clítoris, labios menores, mayores, mamas, labios, cara interior de muslo y monte de Venus, seguidas de otras partes del cuerpo. Esta activación de los sentidos, realizada en el momento adecuado, estimulará el deseo y/o excitabilidad que puede abrir paso a la elaboración de fantasías, potenciando a su vez el deseo inicial.

Algunos estudios resaltan cómo un beso con un desconocido aumenta los latidos justo al inicio, pero el ritmo cardíaco de ella baja mientras el del hombre sube, si el beso continúa las pulsaciones de ella siguen bajando y llegado un momento comienzan a bajar las pulsaciones de él, cuando se detiene el beso, las pulsaciones de ambos suben de nuevo. La tensión arterial también sube, especialmente en parejas que se conocen. No obstante el beso está sometido a importantes influencias culturales.

*Activadores internos
Los Activadores internos más importantes son los sueños y las fantasías eróticas, según Jones y Barlow, serían estas fantasías provocados externamente de forma espontánea.
Las mujeres que inician la excitación con rapidez, manifiestan tener facilidad para elaborar fantasías. Es común que ante un estímulo erótico se inicie la excitación y de forma concominante la elaboración de fantasías. La capacidad para fantasear es una herramienta importantísima a la hora de la motivación sexual, ya que esta es la elaboración de un constructor mental que puede representar el objeto puntual de nuestro deseo.
Master y Johnson distinguían entre fantasías de fluctuación libre y fantasías a corto plazo, las primeras son de aparición espontánea y las segundas son una especie de muletilla que viene a incrementar la motivación cuando la sexualidad está apagada o bien para ampliar la excitación. Según estos autores entre las fantasías de fluctuación libre las más frecuentes en mujeres heterosexuales son el reemplazo de la pareja establecida, seguida del ataque sexual (ser atacada por alguien a quien se desea), entre las mujeres lesbianas en primer lugar se encontrarían los ataques sexuales y a continuación el idilio con la pareja establecida.
Otro dato es que en las mujeres son más recurrentes las fantasías de sumisión.
Las fantasías, personalidad, actitudes y emociones dependen en gran medida de la historia de socialización y culturización de cada individuo, su guión sexual constituyen la piedra angular de la motivación sexual.

*Cerebro y la respuesta sexual
Tanto estímulos internos como externos van a impresionar para dirigirse al sistema límbico conectando con los afectos, dónde se encuentra el centro integrador de los estímulos sexuales, de ahí salen las experiencias que provocan la respuesta sexual. La investigación humana en estos aspectos es dificultosa, pero se conoce que las lesiones del área medial preóptica provocan disminución del deseo. De hecho casi todas las mujeres con problemas a nivel de hipotálamo e hipofisario manifiestan haber tenido problemas sexuales, el uso de resonancia a puesto de manifiesto que la respuesta orgásmica se correlaciona con un alto nivel de actividad. Una vez procesados los datos de las áreas referidas se produce una respuesta a distintos niveles de organismo que es conducida a través de la médula espinal y envía los estímulos a la vagina y clítoris.

*Respuesta vulvar, según Master y Johnson ante la percepción de un estímulo erótico se produce una intensa vasocongestión a nivel genital y un aumento generalizado de la tensión muscular en toda la vulva. Los labios mayores suben hacia arriba, los labios menores aumentan de grosor, alargando el canal vaginal, cambian de coloración pasando a un rojo brillante, este cambio de coloración se denomina "piel sexual" y si se alcanza en la fase de meseta es señal de que el orgasmo es inminente. En los labios menores se encuentran las glándulas vulvovaginales de Bartolini, que durante la fase de meseta segregan unas gotitas que puede servir para lubricar el introito. El clítoris con la excitación aumenta de tamaño. El clítoris ha sido el protagonista en la década de los 70, Master y Johnson basaban el orgasmo en la estimulación directa o indirecta del mismo, años más tarde estudios sobre la sensibilidad vaginal y aparición del punto G, volvieron a dar a la vagina un papel relevante. Un estudio de Hanny Lightfoot-Klein revelaba como el 90% de mujeres sudanesas, víctimas de la clitoridectomía tenían capacidad de alcanzar un orgasmo, lo cierto es que el clítoris está compuesto por el bulbo y las ramas crurales, por ello no tiene porqué acabar definitivamente el placer, dado que durante la penetración las partes anatómicas son precionadas y pueden provocar satisfacción.

*Respuesta vaginal
La vagina es una cavidad que se encuentra cerrada, está irrigada por muchos vasos y rodeada por un importante plexo venoso. Ante un estímulo erótico eficaz, la concentración de sangre alrededor de la vagina es tan intensa que se produce una trasudación, algunos autores la han confundido una lubricación abundante con la incontinencia urinaria.
El flujo sanguíneo se ve disminuído en la fase de meseta y orgásmica, también es probable que la cantidad de flujo tenga que ver con la excitabilidad, ya que se ha encontrado una amplitud mayor en mujeres que tienen orgasmos. Se ha visto que la cantidad de lubricación no se correlaciona con la excitabilidad, de hecho en ocasiones una mujer puede estar muy excitada con una lubricación discreta y otras veces lubricar abundantemente sin demasiado placer, se ha observado que las mujeres no perciben con claridad su nivel de lubricación.
Existe controversia acerca de la sensibilidad excitatoria de la vagina, una prueba indirecta radica en que la inserción de dedos u objetos es muy poco utilizada por las mujeres como mecanismo de masturbación, tanto así que solo un 3,7% llega al orgasmo con esta manipulación.
En la década del 80, se acentúa la polémica con la reaparición de discusiones en torno a la existencia del punto G, descrito por Grafënberg, una zona especialmente sensitiva de la pared anterior de la vagina. Ladas, Whipple y Perry lo describen como "una estructura funcional del tamaño de un guisante que tras su estimulación alcanzaría el tamaño de una moneda de diez centavos", sin embargo se trata de una zona que probablemente forma parte del suelo donde se apoyan las glándulas parauretrales y los conductos de Skene, que seguramente aumentan su tamaño durante la excitación, aquellas mujeres que mantienen tener un punto G, poseen una estructura glandular parauretral más desarrollada.
La vagina cumple una misión esencial desde la perspectiva del placer, a nivel sicológico, la sensación de mezcla y fusión con otro cuerpo genera una suma de sensaciones positivas, las mujeres manifiesta mayor satisfacción con un orgasmo durante el coito.

*Respuesta uterina
El útero también sufre variaciones a lo largo del ciclo de respuesta sexual; el útero asciende en la pelvis, el cuello uterino sufre una pequeña dilatación justo después del orgasmo que puede acompañarse de la expulsión del tampón mucoso, probablemente para favorecer la reproducción, pues la mujer expulsa el 35% de los espermios media hora después de la inseminación y si tiene un orgasmo solamente sería el 30%.
La histerectomía (extirpación del útero) puede conllevar alguna alteración a nivel sexual, ya que la cicatrización hace que la vagina sea menos expansible y además la disminución de vasocongestión.
*Respuesta perivaginal
Tambien sufren cambios durante la respuesta sexual el recto y el ano, la fase inicial de excitación va acompañada de una ligera contracción del esfínter anal, si la estimulación continúa hasta el orgasmo, se producen contracciones involuntarias anales, siendo más frecuentes e intensas en los orgasmos por automanipulación.
Un punto de intervención de la uretra es el polémico fenómeno de la eyaculación femenina, se sabe que hay mujeres que emiten gran cantidad de fluido en el momento del orgasmo, según varios autores y analizando la bioquímica del fluido lo han encontrado compatible con las secreciones prostáticas, lo que significa que las glándulas uretrales , parauretrales y de Skene (compuesta histológicamente de tejido similar al prostático) no son ajenas a la respuesta sexual y emiten alguna cantidad de este fluido, probablemente para contribuir a la lubricación, puede ser que aquellas mujeres que emiten gran cantidad de fluido pueda ser a causa de una estructura glandular quística o hipertrófica. Es de suponer que la inmensa mayoría de las mujeres emiten este fluido, pero es tan pequeña que es inapreciable durante las relaciones sexuales.
*Respuesta mamaria
En la fase de excitación lo primero que ocurre es la erección del pezón, si el estímulo persiste, aumenta de tamaño la mama, llegando a ocultar parte de la erección previa. Estos cambios son fácilmente identificables en mujeres que no han amamantado.

*Respuesta extravaginal.
En la piel se observan algunos cambios durante la respuesta sexual, existe un enrojecimiento así como aumento de la temperatura durante la excitación, estas aparecen en el abdomen y hasta la mama, con el orgasmo se podría extender hacia los muslos , glúteos y dorso. Este enrojecimiento correlacionaría en intensidad con el orgasmo. También aumenta la frecuencia respiratoria que alcanza su máximo durante el orgasmo, el ritmo respiratorio aumenta en función de la intensidad orgásmica. El ritmo cardíaco aumenta, pudiendo ser mayor con la autoestimulación.
*Respuesta orgásmica.
Desde el punto de vista del placer, el orgasmo constituye el culmen de la respuesta sexual, si el conjunto de estímulos persiste adecuadamente el placer se incrementará y comenzará una oleada de contracciones en la vagina. Se ha de diferenciar una lubricación refleja que es aquella producida por la estimulación directa de los genitales externos y una lubricación psicógena, producida por fantasías y demás sentidos, siguiendo esta perspectiva se puede hablar de un orgasmo psicógeno y un orgasmo reflejo.
Desde un punto de vista integrador hay mujeres que diferencian entre orgasmos a veces más superficial y en ocasiones profundo, pero la respuesta fisiológica será común.
Evidentemente el orgasmo es bastante mas complejo que simples contracciones musculares y calambres cerebrales, los aspectos afectivos proporcionan en la mujer percepciones diferentes del orgasmo.

*Fisiología orgásmica.
La investigación orgásmica presenta múltiples complicaciones, la primera de ellas es localizar una muestra representativa, pues parece poco creíble que la respuesta de personas en condiciones de laboratorio sea extrapolable al resto de la población.
Pese a los inconvenientes, se ha avanzado mucho en la comprensión de la fisiología del orgasmo, se sabe que las contracciones de la plataforma orgásmica se producen en intervalos
de 0,8 segundos; respecto a la lubricación vaginal parece variar poco con respecto a la fase de excitación; en teoría el flujo sanguíneo vaginal alcanza un nivel máximo durante la respuesta orgásmica; se observan marcadas diferencias del flujo sanguíneo vaginal entre las fantasías y el orgasmo, estas alcanzan su máximo durante el orgasmo.
*Multiorgasmia.
Es la capacidad de alcanzar varios orgasmos durante la misma respuesta sexual, sucede solamente en un pequeño porcentaje de mujeres. Hasta ahora no existen hipótesis que expliquen porqué se produce este fenómeno.

En suma la respuesta sexual comienza por la fase de deseo (Kaplan, 1979), por la excitación (Master y Johnson, 1966) o por una situación neutra que es activada por la intimidad (Basson, 2002) a continuación iría una fase de meseta que no todos los autores comparten seguida del orgasmo y por último la resolución donde se vuelve al equilibrio inicial.
Es necesario seguir investigando para conocer otras posibilidades de respuesta, que no dejen fuera a ninguna de las mujeres estudiadas.