Respuesta Sexual Masculina

01 | 04 | 2022
Respuesta Sexual Masculina

La respuesta sexual masculina y la erección es posible gracias a la interacción de factores anatómicos, nerviosos y hormonales en combinación con estímulo externos e internos.
*Estímulos sensoriales externos
Para el desencadenamiento de la erección es necesario algún estímulo que active los sentidos, interviniendo todos en mayor o menos medida y variando en función de aspectos culturales.
En el varón las señales visuales suelen iniciar la activación sexual, se ha demostrado que el varón se centra fundamentalmente en la observación de los genitales femeninos, senos y nalgas.
Atendiendo a elaboraciones explícitamente sexuales, el hombre se excita más ante la visualización de dos mujeres practicando sexo, seguido de una relación grupal y en tercer lugar una relación de pareja.
Los estímulos olfativos también son importantes para la excitación, aunque en mejor intensidad.
Las señas acústicas también influyen de forma considerable, el contenido del lenguaje, especialmente centrado en la admiración del hombre.
El gusto es primordial en la respuesta sexual del hombre, son proclives a relacionar el gusto con el sexo, siendo los más aficionados al uso de cremas y ropa interior comestible.

*Estímulos internos
Resulta de vital importancia lo que se relata a continuación.
-Fantasías: otro elemento para el desencadenamiento de la respuesta erectil es la fantasía erótica, que estará construida sobre una experiencia o conjunto de experiencias, entre las que se elige la más representativa para equilibrar el impulso, estas imágenes simbólicas no constituyen una representación de las experiencias vividas. Por lo tanto la experiencia personal propia condiciona la fantasía. Los hombres acceden con mayor frecuencia a fantasías espontáneas, siendo la más frecuente el reemplazo de la pareja, ataque sexual y la observación de la actividad sexual. Las fantasías tienen un papel relevante en el deseo sexual y de paso en la erección.
-Sueño: Por mecanismos aún sin esclarecer durante el sueño es normal que aparezcan erecciones cada hora y media, con una duración de 20 a 30 minutos. Hoy se piensa que la erecciones nocturnas tienen un papel relevante en el mantenimiento de las arterias del pene.
-Personalidad: La mayor o menor facilidad para el desencadenamiento de la respuesta sexual va a depender de aspectos sicológicos como la personalidad y la capacidad imaginativa.
Fisher, Byrne, White y Kelly definieron un constructo de personalidad, Erotifilia-Erotofobia, que sería la disposición de responder ante estímulos sexuales positiva-negativa de afecto y evaluación. Las personas tenientes a la erotofilia responden con emociones positivas ante la estimulación sexual, mostrando disposición a la búsqueda de sensaciones y estímulos sexuales; quienes tienen tendencia erotofobicas, responden con emociones negativas evitando estímulos sexuales.
Está disposición se aprende y desarrolla durante los procesos de socialización sexual. La erotofilia correlaciona con mayor actividad autoerotica, facilidad para las fantasías, más parejas sexuales y sexualidad más satisfactoria, en cambio las otras predicen un nivel de insatisfacción sexual.

*Anatomo-fisiología de la erección
Los genitales masculinos tienen como función específica la formación de espermatozoides, la producción de hormonas necesarias para el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios así como del deseo sexual, y por último, la colocación de los espermatozoides dentro del canal vaginal con vistas en la reproducción de la especie. Para la inserción de los espermatozoides en la vagina, es necesario el desarrollo de la respuesta eréctil.
El pene es un órgano muscular multifuncional, pues tiene como misión la eliminación urinaria, la función reproductora y la función placentera. Se encuentra ubicados en la parte inferior del abdomen, por encima del escroto y los testículos. Su interior es atravesado por la uretra, que es por donde pasan la orina y el semen. Está constituido por tejido eréctil, formado por una red de arterias y venas, en el momento de la excitación este aumenta de tamaño, grosor y dureza, lo que constituye el camino a la erección. La parte distal de este se expande y forma el glande, que está protegido por una piel fina, movible llamada prepucio. El aporte de sangre al pene procede de las arterias.
Las terminaciones nerviosas son imprescindibles para el desencadenamiento de la respuesta eréctil, que permiten la relajación o contracción. El deterioro de estás provocan alteraciones de la erección.
El mecanismo de la erección es:
-Una dilatación de las arterias del pene, lo que desencadena que dificulte progresivamente el flujo de salida. La erección se conservará en la medida que se mantenga la relajación de la musculatura del pene, cuando esta se contraiga dejará de entrar sangre, y perderá parte de su contenido.
-Relajación del músculo, que provoca un efecto de succión atrayendo sangre al pene, intervienen una serie de procesos químicos que de tal forma todos los mecanismos controlan la contractabilidad del músculo, activando la erección.
En la relajación y contracción muscular de la musculatura del pene intervienen otros muchos elementos cuya función no está del todo clara.

*Endocrinología de la erección
Las hormonas son imprescindibles para la respuesta sexual masculina. Existe un acuerdo bastante consistente sobre la influencia de la testosterona en el deseo sexual, y está demostrado que ante la reposición de testosterona sintética, cuando por cualquier patología ha habido una disminución de sus niveles, la conducta sexual se incrementa.
Recientemente se han analizado los niveles de de testosterona intracavernosa (en el pene), se comprobó que aumentan en el comienzo de la rigidez del pene y luego desciende. Se ha podido comprobar que los cambios son similares en pacientes con disfunción eréctil, la relación de testosterona intracavernosa en individuos sanos es del 30%, mientras que la disfunción eréctil solo sería del 13%.
La hormona del crecimiento está relacionada directamente con la erección.
La oxitocina parece influir también en el proceso erectivo, al inicio de la erección los niveles intracavernosa de oxitocina aumentan. Al persistir el estímulo erótico, el pene adquiere la erección completa incrementando sus niveles intracavernosos de oxitocina.
En resumen, las hormonas desempeñan un papel primordial en todo tipo de expresividad sexual.

*Neuroendocrinología de la erección.
Está organización anátomo-fisiológica articula el mecanismo por el que las sensaciones pueden convertirse en emociones.
El sistema límbico, interviene en el deseo y otras funciones relacionadas con la reproducción.
Además la erección está influenciada por un estado bioquímico favorecedor o inhibidor de la misma.
a) Neurotransmisores: acetilcolina, dopamina, noradrebalina, serotonina, óxido nítrico.
b)Péptidos: CRF
En última instancia la erección se produce por una estimulación local refleja o una estimulación cortical, que son denominadas erección psicógena y erección refleja.
La erección psicógena se puede diferenciar, ya que es debida a estímulos sensoriales (sobre todo visuales y auditivos), la erección subsiguiente a estados oníricos y la producida por fantasías eróticas, dependiendo del estímulo, entrará en funcionamiento una u otra vía neurológica.
La erección refleja se produce al estimular la sensibilidad del pene. Una vez hecha la sinapsis, las fibras eferentes llegan al tejido eréctil y los nervios cavernosos.

Siguiendo las fases establecidas por Master y Johnson:
-Excitación: el primer síntoma de la excitación sexual es la erección, tras un estímulo erótico externo o interno, se inicia la relajación del músculo del pene, iniciando un aumento del flujo arterial, provocando un aumento de volúmen.
Arededor de un 40% de los hombres experimentan una erección de los pezones durante la erección. El escroto aumenta de tamaño y asciende pegándose al abdomen. El ritmo cardíaco se acelera, la presión se eleva, produciéndose un incremento de la tensión neuromuscular en todo el cuerpo.
-Meseta: Existe un alto grado de excitación sexual mantenida, los cambios durante la excitación de intensifican y el aumento del volumen del pene continúa. Si persiste un estímulo erótico adecuado, provocará una erección rígida y el glande incrementa su tamaño , los testículos se hinchan aumentando entre un 25% y 50% y continúan elevándose para acercarse más al cuerpo. Esta fase es más consistente cuando se prolongan los juegos eróticos.
-Orgasmo: Al continuar el estímulo sexual, la tensión puede alcanzar el umbral de orgasmo. Alcanzada esta fase se suele conseguir la erección más rígida de todo el proceso, justo en el momento que se producen las contracciones rítmicas de la glándula la prostática, comienzan a intervalos de 0,8 segundos e impulsan el semen hasta la base de la uretra. Durante el orgasmo se producen aumentos en el ritmo cardíaco, respiratorio y presión sanguínea, además los músculos de todo el cuerpo se tensan en consonancia con las contracciones rítmicas de la respuesta orgásmica y el cuerpo puede ponerse momentáneamente rígido en el punto inmediatamente anterior al clímax. En ocasiones se acompaña de calambres en las manos y los pies, o muecas faciales involuntarias.
-Resolución: Es el retorno al estado de no excitación, también conocido como período refractario. La rápida pérdida de la erección es resultado directo de las contracciones orgásmicas que bombean la sangre a otras partes del cuerpo. En general, el período refractario es más corto en hombres jóvenes y se alarga en los que tienen más de 50 años, también puede ser más corto si no ha habido ninguna eyaculación durante los días anteriores, si ha habido una o más eyaculaciones en las últimas 24 horas, el periódico refractario tiende a alargarse. Aunque el peíodo refractario puede ser muy corto, lo mas habitual es que oscile de los 30 minutos a varias horas, para los hombres de las edad, este período puede comprender un día o mas tiempo. Llegado este momento los testículos se encogen con rapidez hasta su tamaño en reposo y cuelgan alejándose del cuerpo con la misión de recobrar un grado de temperatura más bajo que el resto del organismo.